domingo, 3 de abril de 2016

Boda de Mónica y Antonio

Bueno después de tanto tiempo dando la paliza con la boda de mis amigos Mónica y Antonio, por fin llegó y una pena, pero ya pasó.



La verdad es que ha sido una boda fantástica, La Quinta de Illescas fue la elegida para celebrar el evento. Uno de los motivos para elegirlo es que tienen permiso para celebrar ceremonias religiosas, vemos muchas fincas en Madrid que tienen capillas pero no se puede utilizar ya que el obispado no da permiso para oficiar ceremonias, en el caso de La Quinta, hace ya muchos años que tienen permiso para ello. 
Yo ya la conocía desde hacía muchos años ya que mi hermana la mayor se casó allí hace ya más de 25 años, entonces se llamaba De Torres, y ya era uno de los mejores sitios en fincas para celebrar bodas, de hecho todavía no estaba de moda casarse en fincas, entonces se llevaba más los salones de bodas, era de estilo castellano, muy toledano, con sus armaduras, y sus salones de madera. Hoy ha cambiado mucho, le han dado una vuelta de tuerca totalmente, dándole un estilo más  moderno y sobre todo de colores más alegres y luminosos.
Lo que se mantiene igual es la capilla y sobre todo la atención que te proporcionan desde el momento en que empiezan a aparecer los invitados hasta la llegada de la novia y hasta el final del baile, un sinfín ir y venir de personal para atender todas las necesidades de los novios y de los propios invitados.


Aquí tenemos a la novia a su llegada, con su flamante padrino y su pequeño Héctor en brazos, el pobrecito estaba malito y no se quería separar de su madre.


Los invitados esperaban la mayoría sentados en el exterior, hizo una mañana fantástica, la verdad que el mes de abril cada vez me gusta más para casarse.






Los novios no se soltaron de la mano en ningún momento de la ceremonia. Aunque parezca increible, no se ve siempre a todos los novios con esta complicidad.



Y llegó el momento del intercambio de alianzas y arras.



Y por fin la salida, aquí he de contar un pero, yo entiendo que tener que estar barriendo pétalos y confeti de todas las bodas puede ser cansado, y no se, aburrido, pero la verdad que en la Quinta, sacan a los invitados inmediatamente que termina la ceremonia, ya sea la religiosa o la civil, te sacan corriendo para otra zona y hasta que no terminan de firmar y hacerse las fotos y los llevan a la zona del cóctel no puedes hacer una salida espontánea, ni darles la enhorabuena y tirarles los pétalos, entonces se queda como un poco frío, e inmediatamente cuando por fin pudimos tirarles los pétalos, se los llevaron corriendo para comenzar con las fotos.




Y mientras los novios se hacían las fotos, los invitados disfrutábamos de un excelente aperitivo y nos hacíamos las primeras fotos.

Y este es mi look completo, luego en alguna otra foto se ve la blusa que llevo también.





Poco después los novios ya se incorporaron al cóctel, para poder disfrutar junto con los invitados. Y comienzan los primeros selfies, no sé he debido contar como treinta o más entre todas las fotos que tengo.




La ordenación de las mesas estaba por grupos y cantantes, ya que a los dos les gusta mucho la música.


Y este es el menú que se tomó. Buenísimo todo. 



Y la entrada triunfal de los novios al salón.


Como comenté al principio, la decoración de los salones no tiene nada que ver con la que tenían hace veinte o treinta años. Han desaparecido esas maderas oscuras con los tapizados rojos que tanto oscurecen los ambientes.


Una de las pegas que tienen muchas fincas o espacios de bodas, y La Quinta no es una excepción, es tema de la exclusividades, os cuento, a Mónica una amiga la quería regalar un Candy Bar y no se lo permitieron, y bueno, esta es la preparación que hicieron en La Quinta, evidentemente no es de lo más trabajado. 

Y ya con el baile llegó el desmadre, aquí he de confesar que tengo muuuuuchas fotos, pero presentables pocas. Lo pasamos fenomenal, ampliaron dos horas más la barra libre y el baile porque no había forma de ponerle el punto y final.



Lo pasamos genial, chicos que seáis muy muy pero que muy felices.


8 comentarios:

  1. Gracias Carlos, ahora espero el tuyo, falta la parte gastronómica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hice fotos de los platos porque ya he comentado otras bodas en el blog y son post que no tienen mucho calado, claro, solo los deben de visitar los que se van en esos sitios. También en el cóctel no pude fotografiar nada porque estuve jugando al pilla-pilla con Jorge :)

      Eliminar
  2. Que bueno Ana! Lo pasamos fenomenal! y lo que más nos alegra es que vosotros también disfrutáseis.
    Un día redondo y para recordar siempre!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre lo recordaremos Antonio, una gran boda.

    ResponderEliminar
  4. Dios miooooo pero q guapos!!! Genialoooooosss!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicos, desde luego han sabido hacerlo muy bien y además se han rodeado de muy buena gente también.

    ResponderEliminar